Carta de despedida a Carme Chacón

Querida Carme:

Decididamente el lenguaje no posee palabras para expresar el dolor inmenso que a veces se apodera de nosotros; no es capaz de encontrar la frase idónea que sepa transmitir la honda desazón que nos embarga; siempre se queda corto ante las ausencias inesperadas de seres a los que hemos querido y admirado. Y entre ese marasmo de pena sin consuelo y honda congoja, nos rebelamos por hacer expresión las propias lágrimas, traer a colación el sentir desnudo que puebla toda la neutra geografía del silencio. Por encima de todo necesitamos escribir lo que sentimos, porque es la única actividad en radical que hemos venido a hacer en este mundo.

Partes, repentina, hacia otras residencias, y la noticia me pilla por sorpresa. No me hago a la idea, en un principio, de que el destino nos done con semejante osadía sus virajes tan inesperados. Y es entonces cuando rastreo nuestra cadena de correos compartidos; los trozos de vida a modo de mensajes; las fotos guardadas para la posteridad, donde el tiempo obtiene la magia de quedarse detenido. Recompongo, apresurado, tu eterna y limpia sonrisa, a modo de bella metáfora de alegría que tú siempre lucías sobre el rostro.

Querida y admirada Carme: te quise mucho como persona y te admiré como política. Desde tu sencillez batalladora; desde tu enorme tenacidad reconocida; desde tu cercanía profundamente humana; desde tu alegría bella y contagiosa.Fuiste la encarnación de lo humano hecha persona, al igual que lo fueron muchas y muchos de los que te rodearon, catalogados como buena gente, a imagen y semejanza de tu gran personalidad arrolladora. Quisiste, y fuiste muy querida. Al lado tuyo no cabían las medias tintas, eras un aluvión de cariño inagotable que delataba siempre el fondo expresivo de tu risa.

Nos dejas como absortos entre el silencio descomunal que crea tu partida. No hay palabras que expresen con suficiente claridad el desgarro que nos nutre. Y vamos deambulando de un lado para otro entre la desazón perpetua y el más oscuro de los desasosiegos. Clamamos en el rincón de los sueños tu regreso, pero el grito descorazonador no puede con tanta realidad dolida que atenaza. Y volvemos, entonces, a revivirte entre retazos de recuerdos, a modo de memoria viva que todo lo supera. Y te encontramos allí, entre hilos sustanciosos de vida compartida, ápices de momentos que inyectaron dulzura a la existencia, retazos de anécdotas que se quedaran grabadas por siempre en el perfil más íntimo de la propia biografía.

Publicado en Diario16

Email this to someoneTweet about this on TwitterShare on LinkedInShare on FacebookPrint this pagePin on PinterestShare on Google+

Leave Comment

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *