Habitaré de noche

los indelebles signos

que maman la sustancia.

Me beberé las sílabas

con las que el poeta canta.

Arañaré la tierra

de ausentes bien poblada.

Germinaré en un beso

la biografía del alma.

Hilvanaré en el tiempo

un verso escrito de agua.

Recibiré del gesto

su lírica callada.

Caminaré pidiendo

una existencia involucrada.

Buscaré con insistencia

la luz que me cabalga.

Me fundiré en la mar

con la cabeza ya deshabitada.

Me inundaré de siglos

bajo la muerte ancha.